La medicina oriental es uno de los sistemas médicos alternativos que aporta mayores beneficios para la salud de las personas, con origen milenario ha evolucionado de forma independiente y ahora presenta muchos tipos de técnicas curativas al servicio de la salud.

Tiene un enfoque holístico de la salud y toman en cuenta la relación armónica mente-cuerpo, donde influyen aspectos biológicos, psicológicos y energéticos. Procurando balancear la alimentación, la meditación y la actitud facilitada por el ejercicio y otras técnicas que generan estados saludables.

Uno de los componentes de la medicina oriental es el Chi gong, el cual consiste en la combinación perfecta del movimiento del cuerpo, el elevado estado del pensamiento para alcanzar la mediación y la regulación del sistema pectoral para facilitar una respiración sanadora, por medio del yoga por ejemplo.

El proceso de regular la respiración se realiza con el fin de ampliar los canales del flujo del Chi, el cual es desde la antigüedad para los sabios orientales la energía vital de cada persona. La energía debe estar fluyendo en el cuerpo para mantenerla en buena vibra.

medicina oriental

Se amerita buena circulación de la sangre y afianzar el sistema inmunológico, aspectos vitales que se logran con el Chi gong mediante el movimiento, la meditación y una correcta respiración que trae beneficios de salud para el cuerpo, la mente y el espíritu.

Una ventaja de la medicina oriental es que básicamente se centra en que la salud se consigue al mantener un equilibrio entre las emociones y los aspectos físicos del cuerpo. Entre el yin y el yang o las energías negativas y positivas.

Creen que al producirse un desequilibrio en el la energía vital que circula por el cuerpo, se produce un desbalance entre las energías del organismo, por lo que sus procesos curativos incluyen terapias que van más allá de atacar las dolencias físicas, buscan sanar los desequilibrios físicos, espirituales y emocionales como un todo.

Entre sus terapias están la herbolaria, la nutrición natural, ejercicios de meditación, toques terapéuticos, campos electromagnéticos, la acupuntura, masajes reparadores, el Reiki todo para curar la energía espiritual y luego curar cuerpo.