El alma existe para todos los creyentes en Cristo y para los seguidores de muchas más religiones, al menos para quienes rezan sus oraciones y reciben los mensajes de sus sacerdotes o pastores con Fe. Partamos del ejemplo católico y analicemos grosso modo.

En una oración dedicada a la Divina Misericordia, la cual es una plegaria que muchos católicos rezan a diario, se dice: Padre Eterno yo te ofrezco el cuerpo, la sangre, el alma y la divinidad de Tu Amadísimo, aspecto que le es muy importante para la mayoría de las personas que creen en este tipo de Fe y que les hace estar seguros de que otra vida existe por medio del alma que nunca muere.

Leer más